RADIO KOSMOS CHILE

RADIO KOSMOS CHILE
CENTRO CIENTIFICO TECNOLOGICO DEL MARGA MARGA - "CENCIENTECNO" - centrocientificotecnologico@gmail.com

2.9.15

EN SETIEMBRE A BAILAR CUECA...........


 
 


LA CUECA, BAILE NACIONAL

Origen

El origen de la cueca chilena no está totalmente definido y existen varias teorías o corrientes sobre él.

Una de ellas indica que su origen se remontaría a las formas musicales pertenecientes al acervo y la tradición gitano-andaluces, traídas por los españoles a Chile.

Otra señala que su origen o inspiración habría estado en la familia de bailes denominada zamacueca, que, según el musicólogo Carlos Vega, «[era] una danza aristocrática europea importada hacia 1800 [...,] parece haber sido una simple variante de la gavota, pero habría llegado a América ya diferenciada». Originalmente llamada «zamba clueca» o «zamba cueca», la zamacueca mantenía elementos típicos de los bailes españoles jota y fandango, aunque con influencias africanas y amerindias; una de las innovaciones que caracterizó a la zamacueca fue el uso del pañuelo.

El músico y compositor chileno de la época José Zapiola Cortés escribió en sus memorias, publicadas en 1872, que «hasta hace diez o doce años, Lima nos proveía de sus innumerables i variadas zamacuecas, notables e ingeniosas por su música, que inútilmente tratan de imitarse entre nosotros. La especialidad de aquella música consiste particularmente en el ritmo i colocación de los acentos propios de ella, cuyo carácter nos es desconocido, porque no puede escribirse con las figuras comunes de la música (ortografía original)». Según el mismo Zapiola, citado por Benjamín Vicuña Mackenna en 1882, la zamacueca habría llegado a Chile proveniente de Perú entre 1824 y 1825. Con el tiempo, habría adquirido características y modalidades propias, y se habría convertido en una variante local, siendo conocida como «zamacueca chilena», «cueca chilena», «cueca» o «chilena».

Sin embargo, y pese a lo señalado por Zapiola, el escritor e historiador mexicano Moisés Ochoa Campos (1917-1985) documentó que la «chilena» llegó a Acapulco en 1822 con la escuadra chilena, enviada por el general O'Higgins para apoyar a los insurgentes en la guerra de independencia de México.

Historia

En Chile esta danza se instaló, desarrolló y difundió en las cantinas y chinganas, lugares que se transformaron en el siglo XIX en centros de entretenimiento y fiesta popular. Durante su estadía en Chile entre 1844 y 1848, el inglés Fred Walpole describió algunas de las características del baile: acompañamiento de arpa o guitarra, marca de tiempo con un golpeteo de palmas o tamboreo de la guitarra, canto en el registro más agudo posible y una particular forma de tañer la guitarra, que consiste en «deslizar la mano derecha a través de todas las cuerdas de la guitarra, volviéndola cada vez con un golpe en la caja».

Entre 1837 y 1839, junto con las tropas chilenas del Ejército Unido Restaurador que lucharon en la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, la «zamacueca chilena» o «cueca chilena» llegó a Perú. Asimismo, durante la segunda mitad del siglo XIX, esta danza tuvo gran éxito al difundirse por diversos países latinoamericanos sencillamente como «chilena». Ingresó a Argentina por Cuyo —allí se documenta su presencia aproximadamente en 1840 y en la provincia de Buenos Aires, en 1850—, donde fue conocida como «cueca», mientras que en las provincias del noroeste argentino y en Bolivia fue llamada «chilena». Por medio de los marineros y aventureros chilenos, llegó a las costas de los estados mexicanos de Guerrero y Oaxaca, donde fue conocida como «chilena». En Perú se convirtió en la forma más popular durante las décadas de 1860 y 1870, y se hizo conocida entonces como «chilena»—en marzo de 1879, los bailes llamados «chilenas» fueron rebautizados como «marineras» por el escritor y músico peruano Abelardo Gamarra—.

En Chile se le asoció al roto chileno, con quien se trasladó durante el siglo XX a las zonas urbanas preindustriales, donde se cobijó en la periferia santiaguina y en barrios como La Vega, Estación y Matadero.

Pese a estar presente durante gran parte de la historia del país, la cueca fue oficializada como «danza nacional de Chile» a través de un decreto publicado en el Diario Oficial el 6 de noviembre de 1979.[5] Diez años después, se declaró el 17 de septiembre como «Día Nacional de la Cueca».

Estructura

La estructura de la cueca está compuesta de catorce versos divididos en cuatro estrofas —una copla, dos seguidillas y un pareado o remate—,en ritmo de 6/8 y con una duración menor a dos minutos.

La primera estrofa, de cuatro versos octosílabos, es una copla con rima par ABCB; es decir, riman los versos segundo y cuarto (ejemplo: «La rosa con el clavel», Jorge Martínez Serrano, 1962):

La ro-sa con el cla-ve-el (8)
hi-cie-ron un ju-ra-men-to (8)
y pu-sie-ron de tes-ti-go (8)
a
un jaz-mín yun pen-sa-mien-to (8)

La segunda estrofa, también de cuatro versos, alterna versos heptasílabos y pentasílabos con rima par DEFE (riman los versos segundo y cuarto, los de cinco sílabas) —es decir, una «seguidilla arromanzada»—:

No me ti-res con ro-sa (7)
que tie-ne
es-pi-nas (5)
t
í
-ra-me con vio-le-tas (7)
que son m
ás fi-nas (5)

La tercera estrofa también es una seguidilla arromanzada con rima par EGHG. El primer verso de esta estrofa es exactamente igual al último de la estrofa segunda, pero finaliza con un «mi alma» o un «sí», que lo transforman de un verso pentasílabo a uno heptasílabo:

Que son más fi-nas, sí (7)
ro-sas con da-lias (5)
¿dón-de
i-rá
mi ne-gri-ta (7)
que yo no va-ya? (5)

Finalmente, el pareado o remate, formado por un verso heptasílabo y otro pentasílabo, idealmente con rima consonante GG:

An-da, ro-sas con da-lias (7)
que yo no va-ya (5)


Temática

Hoy en día los tópicos de la cueca chilena pueden tratar cualquier tema contemporáneo; sin embargo, en la cueca tradicional es común encontrar los siguientes temas geográficos, históricos, románticos y picarescos.

Instrumentos

En su versión más difundida, la de la zona Central de Chile, los instrumentos tradicionalmente empleados para tocar cueca son los de cuerda pulsadaarpa, guitarra y guitarrón chileno— y los de percusiónpandero y tormento—; en ocasiones, también se utilizan el acordeón, la bandurria chilena, la batería, el contrabajo, el piano y la vihuela.

Competiciones

Se llevan a cabo cuatro competiciones nacionales con parejas representantes de todas las regiones del país: el «Campeonato nacional de cueca», a partir de 1968 en Arica cada junio; el «Campeonato nacional de cueca infantil "Pampa y Mar"», desde 1996 en Iquique; el «Campeonato nacional de cueca juvenil», desde 1997 en la Región de Magallanes y Antártica Chilena; y el «Campeonato nacional de cueca adolescente», a partir de 2006 en San Clemente. La cueca no solo es bailada a lo largo de Chile, sino también por miembros de las comunidades chilenas en el extranjero, donde igualmente se llevan a cabo campeonatos de esta danza.

Subgéneros

La cueca se desarrolló a lo largo del país adquiriendo características propias en cada región. Así, según la ubicación geográfica, presenta diferencias que llevan a distinguir las siguientes variaciones respecto de la cueca tradicional. Hay 17 tipos de cueca, entre los cuales están:

  • Cueca brava o cueca chilenera: Surgida en las ramadas de la periferia de Santiago y en los puertos en los años 1930, es cantada en lotes de cantores, en tonos de tenor primero o segundo, con una serie de reglas y tradiciones que hacen que sea exclusiva puesto que, por tonalidades, dominio de instrumentos y otros, se requiere de ciertas cualidades técnicas para poder cantarla.
  • Cueca campesina: Cantada por un dúo femenino o un grupo de huasos, quienes se acompañan por guitarra con afinación normal o traspuesta. Es lenta y menos picaresca, la mujer casi no mira al hombre hasta el final del baile. Se bailan tres pies y, a veces, se termina con un vals.
  • Cueca chilota: Es muy saltada y zapateada; la mujer busca al hombre, que es más indiferente que en el centro de Chile. Su principal diferencia radica en que los pasos son más cortos y además la voz del cantante tiene más importancia que el sonido de los instrumentos musicales, donde se añaden el bombo y el rabel.
  • Cueca chora: Versión de la cueca urbana, cantada al unísono en tonos de barítono, en un estilo musical impuesto por los Parra en los años 1960.
  • Cueca cómica.
  • Cueca criolla: Es la cueca campesina compuesta en las ciudades, característica de las provincias de la zona Central de Chile. Se bailan tres pies y tiene gran picardía.
  • Cueca de salón.
  • Cueca del gallo.
  • Cueca huasa.
  • Cueca larga.
  • Cueca nortina: Vinculada a las fiestas religiosas, su principal cambio es que la música sólo es tocada, no cantada, con instrumentos andinos —bombo y cajas— y bronces —trompetas y tubas—. Es rápida y muy rítmica por parte de los varones, valseada, no zapateada ni saltada. Generalmente se baila un pie y luego un trote o un cachimbo.
  • Cueca patagónica o de la Patagonia.
  • Cueca porteña: Es igual a cualquiera, pero varía la expresión; es más desenfrenada.
  • Cueca robada.
  • Cueca valseada.

También existen algunas danzas derivadas de la cueca, llamadas «variantes». Entre estas se encuentran:

  • La cardita.
  • La cueca ligera.
  • La ingeniera.
  • La porteña (no confundir con la cueca porteña).
  • El perseguidor (variante de la porteña).

Entre las más conocidas cuecas chilenas se encuentran:

  • «Adiós, Santiago querido» (Segundo Zamora [1915-1968]).
  • «Aló, aló» (Mario Catalán Portilla [1913-1979]).
  • «Chicha de Curacaví» (Petronila Orellana [1885-1963], 1967).
  • «El guatón Loyola» (Alejandro Gálvez, 1954).
  • «Esa chiquilla que baila» (Rosa Vasconcelos).
  • «La consentida» (Jaime Atria, 1961).
  • «La huillincana» (Liborio Bórquez, Cuncuna).
  • «La violeta y la parra» (Jaime Atria, 1971).
  • «Los lagos de Chile» (Petronila Orellana, 1965).
  • «Quítame la vida» (Segundo Zamora y Jorge Novoa).

 


No hay comentarios.: