RADIO KOSMOS CHILE

RADIO KOSMOS CHILE
CENTRO CIENTIFICO TECNOLOGICO DEL MARGA MARGA - "CENCIENTECNO" - centrocientificotecnologico@gmail.com

24.10.13

 
Conversando con Dios
Entrevista al mas alto nivel……
Una conversación entre Dios y el Hombre.
Dios: - ¿Usted cree que todavía hay espacio para mí?
Hombre: - ¡Qué pregunta, Dios mío! ¿Usted se siente inseguro? ¿Ha leído los índices del mercado financiero?
- Es que las cosas en la Tierra cambian a una velocidad difícil de seguir. Antes yo era conocido como el Creador. Ustedes me agradecían a mí el ciclo de las estaciones, los frutos de la tierra, la lluvia y los vientos, las aguas de los ríos y los peces del mar. Cual mesa llena, creé la naturaleza para el bien de ustedes.
- Sí, Señor, sé que abusamos de su oferta. Al inicio sacábamos de ella lo necesario para la sobrevivencia. Para que no escaseara, respetábamos sus ritmos. Después descubrimos cómo reproducir la naturaleza: inventamos la agricultura y la ganadería. Y lo que tenía valor de uso pasó a tener valor de cambio. Nuestra ambición de riqueza transformó la dádiva en mercancía.
- ¿Qué hacen con la inteligencia que les di?, replicó Dios. ¿Qué diablo de avance científico es este que dio origen a la proliferación de armas nucleares, químicas y biológicas, capaces de provocar destrucción en masa? ¿No ven que están destruyendo la biosfera?
- Perdón, Señor. Andamos liados en una paradoja: nuestro crecimiento económico no beneficia a los pobres y termina en la degradación ambiental.
- Antes ustedes estaban sometidos a la naturaleza, observó Dios. Había una estrecha relación entre el ser humano y su entorno natural. Era un caso de amor. Ahora el proceso se invirtió: ustedes han adquirido el poder de someter la naturaleza.
- ¿No era lo que usted quería? El día sexto de la creación ¿no recibimos la orden de dominar los peces del mar, las aves del cielo y los reptiles que se arrastran por la tierra?
- Dominar es una cosa; violar o estuprar es otra, reaccionó Dios. Ustedes han llegado demasiado lejos: envenenaron ríos y mares, contaminaron la atmósfera y ahora interfieren en los procesos químicos que determinan el envejecimiento orgánico y manipulan tecnológicamente los procesos genéticos. ¿A dónde pretenden llegar? ¿Quieren crear vida humana en el laboratorio y alcanzar la inmortalidad?
- Estamos movidos por el lucro, Señor. Todo lo que multiplica el dinero constituye una obsesión para nosotros.
- ¿Ustedes sólo saben conjugar los verbos sumar y multiplicar? ¿Y restar y dividir? ¿Cómo quedan los pobres?, objetó Dios.
- Acabar con el hambre de los pobres no produce dividendos, pero clonar seres vivos es sinónimo de mucha fortuna. Antes la política dirigía la economía; ahora la economía somete la política y arrincona la ética.
- ¿No ven que la economía está patas arriba?, exclamó Dios.
- Explíquelo mejor, Señor.
- Nunca se produjo tanto con tan pocos productores. La tecnología de punta sustituyó el trabajo directo, condenando a millones de familias a la informalidad en el sector de servicios y a otras tantas a la miseria. La violencia se globalizó. La dinámica del capital provoca una competitividad exacerbada. Islas de riqueza y de prosperidad están rodeadas de hambre y penuria por todos los lados. ¿No se dan cuenta de que promueven el diluvio y, esta vez, sin un arca que pueda salvarlos?
- Es verdad, Señor, toda nuestra vida social está contaminada por la mercantilización. Al contrario de los antiguos, ya no tenemos una moral que sirva de raíz a nuestra visión del mundo. Ni sé si tenemos una visión del mundo. El límite de nuestro horizonte es la pantalla de la televisión. Hoy vivimos en una sociedad pluralista, donde la religión también se transforma en artículo de consumo, y la ética se desmorona como base de un modo de pensar y de actuar común a todos. Cada uno mira por sí y Dios por ninguno.
- A pesar de ello, continúo apostando por todos, suspiró Dios. Soy Padre, pero no soy paternalista. No habré de interferir de nuevo en la historia humana, como hice al enviar a mi Hijo. Les di un mundo paradisíaco, un jardín. Ustedes lo estropearon casi todo: contaminaron los lagos, cortaron los árboles, cazaron los pájaros, destruyeron la grama, secaron las fuentes. Ahora tratan de remediarlo. Encontrar fundamentos ontológicos a los principios éticos y políticos capaces de regular la vida social y personal. No tiene sentido la cohesión social derivada de la coerción oficial promovida por el Estado. Les creé libres, hasta el punto de poder rechazarme y cerrarse a mis dones. Si no recuperan la libertad con las armas de la justicia, la espiral de violencia sólo tenderá a crecer.
Retomé el comienzo del diálogo:
- ¿Por qué pregunta si todavía hay espacio para su presencia? ¿No ve que el mundo es cada vez más religioso? Proliferan las iglesias, los templos, los cultos, las sectas, los movimientos esotéricos. El ateísmo pierde fieles, la fe está más viva que nunca.
- No es ése el espacio que busco, replicó Dios. También la religión se vuelve fuente de lucro y de poder. Mi pregunta es otra: ¿hay espacio para mí en el corazón humano? ¿Es mi voluntad lo que buscan las personas? ¿O son movidas por la vanidad, por la ambición, por el egoísmo? ¿Quién es capaz de reconocerme en el rostro del que tiene hambre, del que está oprimido o excluido?
- Voy a ser sincero, Señor. En ese sentido, no hay mucho espacio. Nuestros corazones se olvidan de orar, de tener compasión, de promover el gesto solidario. Temo que, después de haber roto la comunión con la naturaleza, estemos ahora dividiendo la familia humana. Y de paso nuestra sintonía con el Señor.
- Sí, ustedes me alaban con los labios pero no con el corazón. Me hacen cultos, pero no dejan libre al oprimido. Aman más la apariencia que el don.
Quedé preocupado:
- ¿Vas a dejarnos a la deriva? ¿Vas a suprimir tu obra, a reducir a nada la Creación?
- De ningún modo. Por más estúpidos que sean, no dejo de amarlos. Ni pretendo abandonarlos. Ustedes tendrán que aprender de sus propios errores. Sólo espero que no sea demasiado tarde.
Antes de que se marchase pregunté:
- Señor, en caso de que quiera encontrarlo, ¿dónde debo buscarlo?
- No necesitas ir lejos, dijo con una punta de ironía. Basta un balbuceo en tu mundo interior. Estoy en el lado de atrás de tu corazón. Pero prefiero que me encuentres en el rostro de los que sufren.


20.10.13

Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro Blog http://debatesuniversales.blogspot.com/  y leer el primer libro que publicaremos “El hombre mediocre” de José Ingenieros.
Posteriormente publicaremos el famoso libro de José Ortega y Gasset  La rebelión de las masas”
El 1º cumple 100 años de su publicación, 1913, manteniendo su vigencia hasta nuestros días. El 2º publicado en 1929 nos da una visión real de lo que es nuestro mundo. Uds. encontraran una pequeña síntesis de cada autor en la introducción a la lectura de 2 grandes obras del conocimiento humano.

 
de
 
CAPÍTULO VIII.
LOS FORJADORES DE IDEALES
 El hombre mediocre
Fuente: Wikipedia.
El hombre mediocre es un libro del sociólogo y médico ítalo-argentino José Ingenieros, publicado en el año 1913. La obra trata sobre la naturaleza del hombre, oponiendo dos tipos de personalidades: la del hombre mediocre y la del idealista, analizando las características morales de cada uno, y las formas y papeles que estos tipos de hombres han adoptado en la historia, la sociedad y la cultura.
Los tipos de hombres
José Ingenieros dice que "no hay hombres iguales", y los divide a su vez en tres tipos: El hombre inferior, el hombre mediocre y el hombre superior; pero no arremete contra los dos primeros, sino que describe a los tres y exalta al idealista.
El hombre inferior
El hombre inferior es un animal humano. Su ineptitud para la imitación le impide adaptarse al medio social en que vive; su personalidad no se desarrolla hasta el nivel corriente, viviendo por debajo de la moral o de la cultura dominante, y en muchos casos fuera de la legalidad. Esa insuficiente adaptación determina su incapacidad para pensar como los demás y compartir las rutinas comunes.
Estos, mediante la educación imitativa, copian de las personas que los rodean una personalidad social perfectamente adaptada.
El mediocre
El hombre mediocre es incapaz de usar su imaginación para concebir ideales que le propongan un futuro por el cual luchar. De ahí que se vuelva sumiso a toda rutina, a los prejuicios, a las domesticidades y así se vuelva parte de un rebaño o colectividad, cuyas acciones o motivos no cuestiona, sino que sigue ciegamente. El mediocre es dócil, maleable, ignorante, un ser vegetativo, carente de personalidad, contrario a la perfección, solidario y cómplice de los intereses creados que lo hacen borrego del rebaño social. Vive según las conveniencias y no logra aprender a amar. En su vida acomodaticia se vuelve vil y escéptico, cobarde. Los mediocres no son genios, ni héroes ni santos.
Un hombre mediocre no acepta ideas distintas a las que ya ha recibido por tradición (aquí se ve en parte la idea positivista de la época, el hombre como receptor y continuador de la herencia biológica), sin darse cuenta de que justamente las creencias son relativas a quien las cree, pudiendo existir hombres con ideas totalmente contrarias al mismo tiempo. A su vez, el hombre mediocre entra en una lucha contra el idealismo por envidia, intenta opacar desesperadamente toda acción noble, porque sabe que su existencia depende de que el idealista nunca sea reconocido y de que no se ponga por encima de sí.
El idealista
El idealista es un hombre capaz de usar su imaginación para concebir ideales legitimados sólo por la experiencia y se propone seguir quimeras, ideales de perfección muy altos, en los cuales pone su fe, para cambiar el pasado en favor del porvenir; por eso está en continuo proceso de transformación, que se ajusta a las variaciones de la realidad. El idealista contribuye con sus ideales a la evolución social, por ser original y único; se perfila como un ser individualista que no se somete a dogmas morales ni sociales; consiguientemente, los mediocres se le oponen. El idealista es soñador, entusiasta, culto, de personalidad diferente, generoso, indisciplinado contra los dogmáticos. Como un ser afín a lo cualitativo, puede distinguir entre lo mejor y lo peor; no entre el más y el menos, como lo haría el mediocre.
Influencias
El hombre mediocre tuvo gran influencia en la juventud argentina de su tiempo y en especial en el movimiento de la Reforma Universitaria iniciado en 1918.
Algunas de sus categorías fueron tomadas y reformuladas dos décadas después, por el español José Ortega y Gasset, para construir su conocida antinomia entre el hombre-masa y el hombre-noble, realizada en su libro "La rebelión de las masas".
Frases
Éstas son algunas frases del capítulo primero del libro:
  • "Hay cierta hora en que el "pastor" ingenuo se asombra ante la "naturaleza" que le envuelve".
  • "La inmensa masa de los hombres piensa con la cabeza del pastor; no entendería el idioma de quien le explicara algún misterio del universo o de la vida, la evolución eterna de todo lo conocido, la posibilidad de perfeccionamiento humano en la continúa adaptación del hombre a la naturaleza".
  • ""Indiferentes" ha llamado Ribot a los que viven sin que se advierta su existencia. La sociedad quiere y piensa por ellos. No tienen voz sino eco"
  • "Nuestra vida no es digna de ser vivida sino cuando la ennoblece algún ideal."
  • "Producto de la costumbre, desprovisto de fantasía, ornado por todas las virtudes de la mediocridad, llevando una vida honesta gracias a la moderación de sus exigencias, perezoso en sus concepciones intelectuales, sobrellevando con paciencia conmovedora todo el fardo de prejuicios que heredó de sus antepasados"
  • "El hombre mediocre es una sombra proyectada por la sociedad"
  • "Sin la sombra ignoraríamos el valor de la luz"
  • "Todos los enemigos de la diferenciación vienen a serlo del progreso; es natural, por ende, que consideren la originalidad como un defecto imperdonable".
  • "Pues la civilización sería inexplicable en una raza constituida por hombres sin iniciativa".
  • "El mediocre no inventa nada, no crea, no empuja, no rompe, no engendra; pero, en cambio, custodia celosamente la armazón de automatismos y prejuicios y dogmas acumulados durante siglos, defendiendo ese capital común contra la asechanza de los inadaptables."
  • "Lo que ayer fue ideal contra una rutina, será mañana rutina, a su vez, contra otro ideal".
  • "En todos los tiempos y lugares el que expresa su verdad en voz alta, como la cree, lealmente, causa inquietud entre los que viven a la sombra de intereses creados".
  • "La rutina es el habito de renunciar a pensar".



 
La rebelión de las masas
Fuente: Wikipedia.
La rebelión de las masas es un famoso libro de José Ortega y Gasset. Se comenzó a publicar en 1929 en forma de artículos en el diario El sol, y en el mismo año como libro. Está traducido a más de veinte lenguas debido a su carácter universal y homogeneidad en los temas que aborda. Se analizan diversos fenómenos sociales como la llegada de las masas al pleno poderío social, el "lleno", las aglomeraciones de gente y a partir de estos hechos, analiza y describe la idea de lo que llama hombre-masa.
En 1937, escribe un "Prólogo para franceses" y un "Epílogo para ingleses", los cuales deben leerse después del propio libro, pues carecen de sentido propio. Según Julián Marías, la obra de Ortega está incompleta y sería El hombre y la gente el que lo completaría.
Características
Ortega y Gasset intenta no limitarse en ningún sentido sino que alimenta sus apetitos, que en principio pueden crecer de forma indefinida.
Minoría selecta
Se refiere "al que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores."
Estructura psicológica
Según Ortega y Gasset, los elementos principales de la estructura psicológica del hombre-masa serían los siguientes: Una impresión nativa y radical de que la vida es fácil, sin limitaciones trágicas. Por tanto cada individuo medio encuentra en sí una sensación de dominio y triunfo que, le invita a afirmarse a sí mismo tal cual es, a dar por bueno y completo su haber moral e intelectual, lo que le lleva a cerrarse, a no escuchar y por tanto intervendrá en todo imponiendo su vulgar opinión sin contemplaciones, según un régimen de “acción directa”. La característica principal del hombre-masa consiste en que sintiéndose vulgar, proclama el derecho a la vulgaridad y se niega a reconocer instancias superiores a él.
Delante de una sola persona podemos saber si es masa o no. Masa es todo aquel que no se valora a sí mismo- en bien o en mal- por razones especiales, sino que se siente “como todo el mundo”, y, sin embargo, no se angustia, se siente a salvo al saberse idéntico a los demás.
Por otra parte, cuando Ortega habla de minorías, se refiere a aquel que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores. Por tanto, la división de la sociedad en hombres-masa y minorías excelentes no es una división en clases sociales, sino en clases de hombres.
El hombre integrante de la masa se cree que con lo que sabe ya tiene más que suficiente y no tiene la más mínima curiosidad por saber más. El hombre-masa es el hombre cuya vida carece de proyectos y va a la deriva. Por eso no construye nada, aunque sus posibilidades, sus poderes, sean enormes. Según Ortega:
La vida humana, por su naturaleza propia, tiene que estar puesta a algo, a una empresa gloriosa o humilde, a un destino ilustre o que carece de importancia.
El hombre-masa tiene varios rasgos: libre expansión de sus deseos vitales y una radical ingratitud hacia cuanto ha hecho posible la facilidad de su existencia. Es decir, sólo le preocupa su bienestar y al mismo tiempo es insolidario con las causas de ese bienestar. Uno y otro rasgo componen la psicología del niño mimado. El hombre-masa es el niño mimado de la historia.
El hombre-masa es incapaz de otro esfuerzo que el estrictamente impuesto como reacción a una necesidad externa. El centro del régimen vital del hombre-masa consiste en la aspiración a vivir sin supeditarse a moral alguna.