RADIO KOSMOS CHILE

RADIO KOSMOS CHILE
CENTRO CIENTIFICO TECNOLOGICO DEL MARGA MARGA - "CENCIENTECNO" - centrocientificotecnologico@gmail.com

19.8.13

Biblioteca Nacional: 200 años de vida al servicio de los chilenos....

 
 
200 años de la Biblioteca Nacional
La Biblioteca Nacional cumple hoy, 19 de agosto, 200 años, consolidada como una institución fundamental para la recopilación, conservación y difusión del patrimonio cultural y la memoria del país.
A lo largo de la historia su principal misión ha sido abrir el acceso a la información, el conocimiento y la cultura a todos quienes lo requieran. Reconocida como una institución republicana, ha entendido el potencial democrático de la puesta en valor de sus colecciones para el uso de los chilenos y del mundo entero.
Hoy, la Biblioteca Nacional de Chile enfrenta el desafío de continuar por la senda de la modernización de todos sus servicios, apostando por potenciar sus recursos digitales y la difusión de su acervo bibliográfico. Asimismo, en este marco, y entre una serie de proyectos, la biblioteca trabaja en la revisión de su patrimonio arquitectónico, que buscará garantizar el aprovechamiento de su actual edificio como un espacio público abierto e inclusivo.
En el contexto de su Bicentenario, las celebraciones brindan una oportunidad para reflexionar sobre los avances y progresos de la institución, convencidos de que la custodia del conocimiento albergado en la Biblioteca Nacional es una responsabilidad compartida por toda la nación.
Invitamos a nuestros usuarios de Chile y el mundo, y también a los medios de comunicación, a sumarse a esta celebración, a conocer su historia y a compartir en comunidad la riqueza de las colecciones en los espacios que hoy ofrece la biblioteca. 

Ana Tironi Barrios
Directora                                                                                                                                          Biblioteca Nacional
Fuente: La Tercera  (19/08/2013)
 
El Primer edificio de la Biblioteca Nacional


El primer local que ocupó la Biblioteca Nacional estuvo ubicado en la manzana donde actualmente se alza el Teatro Municipal, que entonces era una de las dependencias de la Universidad de San Felipe.
Su primer director, Manuel de Salas, comenzó la tarea de inventariar los volúmenes de los jesuitas que, después de su expulsión, aún permanecían en el local. Al poco tiempo, y producto de las múltiples donaciones recibidas, el espacio se hizo estrecho para albergar los volúmenes que llegaban.
En 1823 la Biblioteca se trasladó a la esquina sur oriente de las calles Bandera y Compañía. En este edificio, construido en 1805 conforme a los planos del célebre arquitecto don Joaquín Toesca, la Biblioteca permaneció hasta 1834.
Ese año, siendo director don Francisco García Huidobro, la Biblioteca se trasladó a un edificio expresamente construido para ella, en la esquina sur poniente de la intersección formada por las calles Bandera y Catedral.
En 1886, la Biblioteca pasó a ocupar el histórico edificio que había sido construido para que funcionara el Real Tribunal del Consulado. En su espacioso salón central había nacido la patria: allí se había realizado el Cabildo Abierto del 18 de septiembre de 1810 y, posteriormente, había sido sede del Congreso Nacional. En este local la Biblioteca permaneció hasta 1925, año en que se trasladó al edificio que actualmente ocupa.

El edificio actual

En la proximidad del centenario de la fundación de la Biblioteca Nacional, se planteó la necesidad de trasladarla a un nuevo edificio que brindara mejores y más modernas condiciones para cumplir su misión. Se fijó como el mejor emplazamiento el solar ocupado por el convento y templo de las Monjas Clarisas en la Alameda de la Delicias, actual manzana comprendida entre las calles Avenida Libertador Bernardo O'Higgins, Mac Iver, Moneda y Miraflores.
El Consejo de Obras Públicas aprobó entre los proyectos el actual diseño, que corresponde al arquitecto Gustavo García del Postigo. La primera piedra fue colocada el 23 de agosto de 1913, con la asistencia del Presidente de la República, don Ramón Barros Luco. Originalmente, el plan de edificación constaba de un grupo de construcciones en forma de cruz de Malta, con cuatro fachadas armónicas que daban hacia las calles colindantes. El conjunto comprendía cinco pabellones independientes pero comunicados entre sí: el central y los de Alameda y Moneda, destinados a la Biblioteca Nacional; el de Miraflores, al Museo Histórico; y el de Mac Iver al Archivo Nacional, que nunca llegó a construirse.

Su estilo arquitectónico

El edificio se inscribe dentro del estilo neoclásico, de corte académico, imperante en la construcción monumental de comienzos del siglo XX. Sus elementos clásicos, tratados con libertad, ordenan la imposición de las fachadas y de la arquitectura interior. En la fachada principal, columnas de doble altura separan los ventanales que iluminan las salas de este cuerpo. En su interior, las terminaciones -posiblemente las más finas que hasta la fecha se realizan en un edificio público- fueron encargadas a artistas y artesanos nacionales. Se destaca el trabajo de pinturas murales, obras de los pintores Gordon, Helsby, Courtois y Mori. Los trabajos de composición, ornamentación y tallado artístico en madera y yeso para diferentes elementos constructivos del edificio, fueron ejecutados por Hipólito Eyraud. Enea Ravanello realizó las tres puertas de fierro de la entrada principal, Alberto Mattman ejecutó las balaustradas de fierro y bronce de la escalera, y Santiago Ceppi los pisos de mármol y granito artificial.
En 1939 culminó la construcción del ala oriente del edificio, que da a la calle Miraflores, donde se instaló el Museo Histórico Nacional y que hoy ocupa el Archivo Nacional. En 1963 se concluyó el ala del sector norte, calle Moneda, donde se ubica la Sala América y el Salón de Lectura Gabriela Mistral.

 

 
Historia de la Biblioteca Nacional
La Biblioteca Nacional es una de las primeras instituciones republicanas del país y, como tal, posee el sello y el impulso fundacional de los padres de la patria.
El 19 de agosto de 1813, los miembros de la Junta de Gobierno, que por entonces regía los destinos de Chile, publicaron en El Monitor Araucano la Proclama de Fundación de la Biblioteca Nacional. Firmaban el documento Francisco Antonio Pérez, Agustín Manuel Eyzaguirre y Juan Egaña.
Una de las primeras tareas de la Biblioteca Nacional fue recoger la erogación de libros que los vecinos de Santiago y de otras ciudades comenzaron a hacer efectiva. Esta labor se vio interrumpida por los acontecimientos derivados de la derrota de Rancagua, pero fue retomada apenas Chile fue liberado del poder español.
Bernardo O'Higgins ayudó a consolidar los primeros pasos de la joven biblioteca, disponiendo el traspaso de las antiguas colecciones que habían pertenecido a los jesuitas y que se encontraban en la Universidad de San Felipe.
Asimismo, O'Higgins nombró director a Manuel de Salas, quien, apoyado por fray Camilo Henríquez, comprometió todo su esfuerzo y voluntad para incrementar las colecciones de la naciente biblioteca.
 FECHAS IMPORTANTES EN LA HISTORIA DE LA BIBLIOTECA NACIONAL
·         En 1820 se creó el Depósito Legal, que obligaba a las imprentas a dejar en la Biblioteca Nacional una copia de cada libro, revista o periódico publicado. Esta reglamentación se perfeccionó en 1834 con la Ley de Propiedad Literaria.
·         Durante el siglo XIX, la Biblioteca Nacional cimentó el núcleo de su fondo bibliográfico a partir de la donación o adquisición de sus primeras colecciones. Entre ellas destacan la biblioteca de los jesuitas, la biblioteca Egaña, la biblioteca de Benjamín Vicuña Mackenna, la biblioteca de Andrés Bello y otras.
·         En 1879 la Biblioteca Nacional pasó a depender del Consejo de Instrucción Pública. Durante este período se realizaron múltiples iniciativas tendientes a ordenar el inmenso material acumulado por la Biblioteca en el curso de los años precedentes.
·         En 1854 se creó el primer catálogo impreso de los libros de la Biblioteca Nacional, el que se fue ampliando con los años a nuevas colecciones.
·         En 1861 se creó la Sección de Manuscritos a partir del material recibido de los juzgados.
·         En 1886 se inició la publicación del Anuario de la Prensa Chilena.
·         En 1925, la Biblioteca Nacional se trasladó a su actual emplazamiento en el centro de Santiago, creándose el Archivo Nacional como institución independiente.
·         En 1928 se crea la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) en 1929, bajo cuya autoridad quedaron la Biblioteca Nacional, los museos y centros bibliográficos del país.
En la actualidad, la Biblioteca Nacional, consciente de la misión de rescatar, preservar y difundir nuestro patrimonio bibliográfico, ha dado un paso más, incorporando las nuevas tecnologías que nos permiten satisfacer los requerimientos de todos los lectores de este centro bibliográfico de la cultura intelectual de Chile.
 
¿Qué hacemos?
La Biblioteca Nacional de Chile, fundada el 19 de agosto de 1813, una de las más antiguas de América Latina, es el principal centro de acopio y preservación del patrimonio bibliográfico de Chile. Durante sus doscientos años de trayectoria ha conservado aquellas obras que la sociedad ha considerado imprescindibles para el desarrollo intelectual y cultural del país.
NUESTRA MISIÓN
 La misión de la Biblioteca Nacional consiste en recopilar, preservar y difundir los diversos materiales bibliográficos, impresos y en otros soportes, que forman parte de la memoria colectiva nacional, a fin de posibilitar el acceso a la información y al conocimiento contenidos en sus colecciones, a todos los usuarios presenciales y remotos de la comunidad nacional e internacional que lo requieran.
En la actualidad, la Biblioteca Nacional sigue dando cuenta del quehacer cultural nacional y global asumiendo los cambios en las formas de crear, publicar, distribuir y reutilizar el conocimiento, permitiendo apreciar de manera presencial y virtual la producción de las ciencias sociales y humanidades, del arte y de la cultura popular que conserva en sus acervos bibliográficos y documentales.
En su Bicentenario, la Biblioteca Nacional de Chile te invita a conocer su historia, compartir la riqueza y heterogeneidad de sus valiosas colecciones, y a ser parte de su futuro.

No hay comentarios.: