RADIO KOSMOS CHILE

RADIO KOSMOS CHILE
CENTRO CIENTIFICO TECNOLOGICO DEL MARGA MARGA - "CENCIENTECNO" - centrocientificotecnologico@gmail.com

18.9.12

HOMENAJE A UN PAIS, MI PAIS, CHILE......

CÓMO TE EXPLICO MI PAÍS
(Canción)
LETRA Y MÚSICA: Tito Fernández

El hombre que vive en desierto
tiene la voz del viento,
y el hombre que vive en el salar
tiene la voz el mar.

El hombre que vive en las alturas
sabe de noche y luna,
y el hombre que vive bajo el sol
tiene la voz del sol.

Cómo te explico mi país,
cómo te explico mi país
cómo te explico mi país,
mi país (bis)

El hombre que vive junto al río
sabe del amor mío
y el vuelo del ave en el jardín
es mi dolor sin fin.

El hombre que vive haciendo surco
sabe de lo que busco
y el hombre del trigo y del maíz
es toda mi raíz.

Cómo te explico mi país…etc.

Hermano del tiempo y la distancia,
esta que no me alcanza,
quisiera contarte de la luz
que brilla aquí en el Sur.

Pero no me sirven las palabras
porque esta tierra larga,
tal vez no sea más que una ilusión
que alguien hizo canción.

Cómo te explico mi país…etc.
JUGAR A LA VIDA.
Letra y Música: E. Balleste

Por las calles voy hilando,
el collar de mi pasión,
por las calles voy contando
las monedas de mi amor.

Por la calle voy buscando
la humedad de la razón,
por la calle voy dejando
la envoltura del dolor.

Por la calle voy volando
como vuela el ruiseñor,
por la calle voy cantando,
con mi traje, mi canción.
/Esto de jugar a la vida
es algo que, a veces, duele/ bis.

En mi casa, mi familia
se adormila en su sillón,
en mi casa se ha quedado
a vivir la tradición.

En mi casa las paredes
se respetan como un dios,
en mi casa hay una iglesia
que se llama comedor.

En mi casa, a mis padres,
pero, a veces, en mi casa
el silencio es lo mejor.

/Esto de jugar a la vida
es algo que, a veces, duele/ bis.

En tu casa yo me pierdo
yo me encuentro y al fin soy,
en tu casa yo deshago,
con mis manos, una flor.

En tu casa yo inauguro
hasta el último rincón,
en tu casa yo me ahogo
con el agua de tu voz.

En tu casa hay señales
que me dicen donde estoy,
pero a veces, en tu casa,
yo me encuentro y no soy.

/Esto de jugar a la vida
es algo que, a veces, duele/ bis.

Y de nuevo, en la calle,
me remiendo la ilusión,
y de nuevo, en la calle,
yo me muerdo el corazón.

Y de nuevo, en la calle,
yo me vuelvo parador
y me ofrezco en barata
sin abono y sin fiador.

Y de nuevo, en la calle,
yo me creo lo que soy,
y pintándome de bueno
voy cantando mi canción.

/Esto de jugar a la vida
es algo que, a veces, duele/ bis.
A LA MUJER DE MI PATRIA.
Letra y Música: Tito Fernández.

Por cada mujer que se levanta, en mi patria,
a defender el pan de sus chiquillos y su derecho a un mañana,
yo pongo una perla, de canto, en mi garganta y digo una verdad
que aunque a muchos les duela,
aquí está, trinando con amor, indesmentible en mi guitarra.

Vestida con delantal azul, roja pollera y blusa blanca,
con un puño en alto y los ojos brillantes
reclamando la atención de los que mandan,
allí está, hermosa como nadie, la mujer bendita de mi patria.

Nuestras mujeres, camarada, son la herencia de la tierra,
entonces ¡respetadlas!
no levantéis la mano contra ellas ¡no!
se secará tu diestra si intentas maltratarlas.

Mira que la mañana se viene, de colores,
a fundar un tiempo, nuevo, de esperanzas
¿qué clase de mundo sería este, digo yo,
sin la mujer marchando junto al soldado en la batalla?

Mírala en su grandeza de madre, hacedora del hombre, y ámala.
no la golpees, ¡no! tu mano ha sido hecha para acariciarla.
Guarda tu mejor beso para ella
y mírala como labora, incansable, en cada fábrica,

Mírala como teje, con sus manos divinas, la textura del alma.
¡no te parece una bandera de cielo cubriendo, con su amor, todas las ansias?
¡no te parece eso? ¡mírala! ¡mírala como va descalza y no le importa!

Porque va a encontrarse, contigo allá en la plaza
y bajo los faroles, apagados de niebla,
va a buscar, en tu boca la vida que le falta.

Esa que sabe dar todo por nada,
esa mujer, hermosa, que es luz en cada casa,
esa mujer querida está en mi canto y yo quiero cantarla.

(Canto)
Ay, ay, ay, como pudiera, cariño decirte tanto
en unos versos sentidos, cariño y un sólo canto.
ay, ay, ay, como pudiera, cariño decirte tanto.

La patria es hembra, también la libertad,
es hembra la bandera y también la esperanza.
la ola del mar también es hembra
y la estrella, la nube y la verdad.
la justicia es hembra, también la vida,
la naturaleza, toda, es hembra
y también es hembra la guitarra.
es hembra la risa y la pena, con sus lágrimas.

Yo te pido, camarada, que tomes a la tuya,
a tu mujer, sencilla, que se te da enamorada,
que te brinda la razón por la que existes y no te pide nada,

Yo te pido que la tomes, la abraces y la quieras,
¿no ves que sin ella no estarías escuchando estas palabras?
ella te trajo aquí, al canto, a fundar la nueva vida al son de una tonada,
porque ¿qué otra cosa es la vida sino un minuto, breve,
entre suaves encajes y perfumadas sábanas?

Cántala, compañero, cántala,
baila con ella, baila,
deja que el vino se derrame, en las copas,
y brinda por aquella que hace posible el alba.

(Canto)
Ay, ay, ay, como pudiera...Etc., etc.

Por cada mujer que se levanta, en mi patria,
a defender el pan de sus chiquillos y su derecho a un mañana
yo pongo una perla, de canto, en mi garganta, y digo una verdad
que aunque a muchos les duela
aquí está, trinando con amor, en mi guitarra.

Vestida con delantal azul,
roja pollera y almidonada blusa blanca,
con un puño en alto y los ojos brillantes
reclamando la atención de los que mandan,
ahí está, hermosa como nadie,
la mujer, bendita, de esta patria.
GRACIAS PAÍS.
Letra y Música: Tito Fernández.

Gracias país por toda esta alegría,
por retomar el rumbo, sereno, que tenías,
y por considerarme como uno de tus hijos,
gracias país, país, país.

Gracias país, latiendo entre mis manos,
tu bello corazón será encuentro de hermanos,
yo no quise morirme, antes de verte libre,
gracias país, país, país.

Hablado.
La libertad, y la dignidad del hombre, no se compran, ni se amarran, con decretos torcidos o dineros robados.
En esta tierra, grande, hay lugar para todos, y aquel que así lo entienda tomará su herramienta y saldrá, cada mañana, contento, hacia el trabajo.
Allí ganará el pan nuestro, de cada día, y no tendrá temores pues la esperanza habrá vencido al miedo.
Podrá volver, entonces, una vez terminada la jornada con la conciencia en paz al hogar donde no habrá llanto, temor o pesadumbre.
Ver crecer a los hijos es regalo de Dios, como todas las cosas que existen en el mundo. Así veré crecer mi patria, día a día y será esta, mi casa, como siempre debió haber sido, sin miedo, sin dolor, sin mano criminal, con un canto sencillo y una obra levantada con amor.

Canto.
Gracias país por toda esta alegría,
por retomar el rumbo, sereno, que tenías,
y por considerarme

1 comentario:

David dijo...

Es bueno que todos los que habitamos Chile nos sintamos muy orgullosos del país que tenemos. Yo soy de realizar mi educación desde mi casa, ya que hago cursos a distancia en chile y por eso tengo mas tiempo para recorrer diversas ciudades